Domingo, Septiembre 19, 2021
   
Texto


'Sería oportuno…'

Los creyentes de nuestra región hemos podido asistir estos días a la santa misa que el obispo de Cartagena o su auxiliar han celebrado en el palacio episcopal. Y lo han hecho, con la presencia de una bella imagen de San José y la de la Virgen de Fuensanta, en su advocación como madre joven, con su hijo pequeño en brazos…

Eran los días jubilosos del Domingo de Ramos, adecuados a esas imágenes esperanzadas, joviales, entre palmas y ramos de olivo...

El Miércoles Santo ha cambiado el ambiente de esta Semana Santa.

La Virgen asiste, dolorosa, a la Pasión de Cristo, a la Pasión del Hijo. Ya no hay palmas ni ramos de olivo, ni flores tapizando las calles, sino espinas, dolor y lágrimas.

Y el Jueves y el viernes se Consuma el Supremo Drama de la Pasión, con la crucifixión y muerte de Nuestro Señor…

La Virgen de la Fuensanta ha presidido, gozosa, los días alegres de Ramos, de la Entrada en Jesusalén.

En estas próximas misas en nuestro obispado, tal vez sería muy adecuada la destacada presencia de otra de nuestras Vírgenes de la Diócesis de Cartagena: la Virgen de la Caridad, dolorosa, con nuestro Señor muerto en su regazo.

 

Mano dura contra listillos e inconscientes

Refuerzo de controles para evitar la llegada de insolidarios del interior a sus segundas residencias de la costa. Me parece muy bien la medida, aunque algo tarde, pues se les veía venir. Bueno, a lo que vamos, al tema principal. Si a las personas denunciadas y multadas las hubiesen devuelto a su lugar de origen (en primer lugar) y se las condenase a trabajar, ahora que tanta falta hace, en sanidad (soy sanitaria) como medida de sanción, la lección la tendrían bien aprendida. Al parecer no les importa para nada ni su salud o muerte ni la de sus familias ni por supuesto la del resto de la población. Así que multa y trabajo social. Eso sí duele, más que pagar la multa y seguir adelante.

Ya sufrimos una oleada de madrileños al principio de esta pandemia en España y por eso en este sureste español tenemos más infectados que los que deberíamos tener. Ahora, otra remesa hacia La Manga y otras poblaciones del Mar Menor. No aprenden.

Si todos cumplimos con el confinamiento, con el sacrificio tan grande que supone, antes terminaremos con el maldito bicho y por eso digo, mano dura con los malditos listillos e inconscientes

Todo esto siempre comentado desde mi ignorancia, por supuesto.

 

Pág. 5 de 192

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 


 



Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information