Domingo, Septiembre 19, 2021
   
Texto


'Reflexiones del confinamiento 2020'

María del Carmen Izquierdo Gallego tiene 84 años de edad y es madre, abuela y bisabuela. Es ciega de nacimiento y actualmente también sufre sordera.


(Viva España - Viva nuestra sanidad - Viva la generosidad de todos los españoles)
Hoy, tras un mes de confinamiento, padecemos la infección del coronavirus que ha recorrido casi todo el mundo. Queridos hermanos todos:
Mis condolencias a los familiares de los fallecidos. Mi esperanza para todos los infectados y mi fuerza (que si físicamente es escasa, espiritualmente es profunda y extensa) para los sanitarios y todo el personal que trabaja sin descanso en la protección y reposición de nuestro bienestar.

No culpemos a nadie:
A lo largo de mi vida he oído hablar de grandes epidemias: la peste, la gripe (española), en la posguerra la tuberculosis, el paludismo (tratado con quinina)..., recuerdo ir al dispensario con mi madre y hermanos a ponernos en la oreja, mediante un pinchazo, la dosis necesaria, después de soportar una cola interminable..., enfermedades de la piel por falta de higiene (sarna, piquiña) y muchos parásitos (piojos y pulgas)... Al volver mi hermano de la División Azul traía consigo una maleta de madera repleta de chinches... Mi madre, viuda de guerra, durante los tres años de la guerra civil se hizo una experta en ayuda sanitaria aun teniendo a su cargo siete hijos, recuerdo acompañarla a cuidar a los enfermos y lisiados, de ambos bandos, que daban de alta de los hospitales incluso con heridas abiertas sin tratar por falta de medio. ¡Pido a los cielos que cesen las guerras en el mundo! Solo traen destrucción. 

España ha sido, y lo sigue siendo, un país de grandes talentos… conozco algo de Ramón y Cajal… cuando estalló la Guerra Civil teníamos el mejor laboratorio en el campo de la Medicina de Europa, regentado por Gregorio Marañón, teniendo como colaboradores a Chucarro y Juan Negrín. En Psiquiatría López Ibor y los hermanos Najeras.

En Literatura, el más grande exponente Miguel de Cervantes Saavedra y su incalculable obra “Don Quijote de la Mancha”, Benito Pérez Galdós, Miguel de Unamuno, Miguel Hernández, Concepción Arenal..., etc. El matemático, dramaturgo y político José Echegaray, primer español en ganar el premio Nobel (1904). Grandes ingenieros, arquitectos, militares y demás. 

A día de hoy los talentos siguen existiendo, pero desgraciadamente han de marchar lejos de España para desarrollar su potencial, visto que esta España no aporta para ellos las herramientas necesarias para su investigación y desarrollo. 

Yo soy española, he nacido en España, pero siempre me he sentido Universal, las fronteras para mí no existen, seres humanos todos. 

He conocido una España rica en agricultura y ganadería, bellos prados, hermosos arbustos, bosques inmensos, naturaleza  salvaje por doquier. Era y siempre será un placer para mis sentidos tanta grandeza natural, mi nexo de unión con la Madre Tierra. Por las noches el firmamento se expresaba con todo esplendor dejándonos boquiabiertos.

Debemos hacer una reflexión: 
Todos en mayor o menor medida somos culpables. La Naturaleza está maltratada ¿Quiénes vendieron, compraron y negociaron el pulmón del Mundo (Amazonia)? ¿Quiénes hicieron mover la tierra y rasgar los cielos para comprobar el efecto destructivo de la bomba atómica? ¿Quiénes queman nuestros montes y prados? ¿Cuántas veces en la mar y la playa hemos tirado botellas, bolsas, latas y demás basura?

La superproducción ha alentado a los agricultores a aumentar los fertilizantes, aun estando los cultivos en la proximidad del mar, a sabiendas que sus restos irían a parar al mismo. 

El espacio está sucio (con tanto satélite) al mismo nivel que los océanos y la tierra en  pleno apogeo de desertificación. El aumento de emisiones de gases de efecto invernadero ha provocado el aumento de la temperatura del Planeta.

Todos estos datos son prevenciones de personas ejemplares de gran saber a tomar en cuenta (científicos, naturistas, etc.),  cuestión que promotores y ejecutores han pasado por alto. ¿Quiénes cerraron sus oídos ante predicciones tan certeras? Personas con elevado índice  intelectual (cuando ocupan cargos de responsabilidad) que han priorizado otras cuestiones de carácter más egocéntrico. Como vemos todo ha sido trabajo del hombre, con mayor o menor responsabilidad.

De ello podemos interpretar que nuestro comportamiento está lejos de ser lo bueno que debería de haber sido.

Hemos recibido de Nuestra Madre la Tierra  lo mejor de ella misma,….minerales, semillas, agua, plantas, animales, etc,…. y le estamos devolviendo su legado con contaminación, fuego, guerras, masacres,etc…. que mal lo hemos hecho.

Parece que no hemos querido escuchar las advertencias del gran Félix Rodríguez de la Fuente y de su continuador Joaquín Araujo... los niños arrancan las flores de los jardines mientras sus madres, tranquilamente sentadas en sus bancos hablan de modas y critiqueos, sin hacer nada por ello...Los padres tampoco han querido leer y entender el decálogo que escribió Emilio Calatayud en su libro “Mis sentencias ejemplares” que en sus últimas páginas, establece un decálogo para no hacer de tu hijo un posible delincuente. Siempre he creído y sigo creyendo, que cuanto más se sabe más responsable se es, y ante un delito, es de ley un mayor castigo... Pero eso es lo que yo quisiera que fuese.

A lo largo de mi vida he tenido la oportunidad de dialogar o tramitar algunos asuntos, no importa el color de los funcionarios, pero he podido observar la falta de sensibilidad y honradez de alguno de ellos. A mi escaso entender tenemos muchos políticos pero necesitamos más inspectores, y más cumplidores... tal vez me tocó lidiar con alguno de ellos.

En estas letras quiero expresar, a quien corresponda, mi dolor ante las injusticias.

Me parece vergonzoso que nuestros representantes se insulten en el propio Congreso. Ellos que deberían darnos ejemplo de ética y formación. No estamos en momentos de reproches. El Gobierno trabaja a pleno pulmón, dando una respuesta lo más acertada ante esta epidemia, que ha sobrepasado cualquier expectativa, y a buen seguro cometerá errores, como cualquiera los cometería en esta situación.

Me parece injusto que los Diputados tengan unos sueldos tan elevados y que muchos trabajadores y trabajadoras no puedan llegar a fin de mes con salarios ínfimos.

Me parece injusto que los miembros del Gobierno tengan unas pensiones vitalicias, aun ejerciendo después de su mandato en el ámbito laboral (son pocos los que renunciaron a esas pensiones vitalicias).

Considero injusto que bajo la palabra “aforados” sean exculpados de sus fraudes o errores. Pido perdón por mi imprudencia, os hago saber que mi capacidad intelectual es normal.

    

 

'El Covid-19 y las residencias de mayores'

Las residencias de mayores es uno de los mejores negocios que tienen, en nuestro país, los fondos privados ingleses y franceses, y algunas grandes empresas españolas, gracias a los incrementos constantes de personas dependientes.

DomusVi, Orpea, Amavir, Ballesol, Caser, Clece… son algunas de las empresas que copan alrededor del 75% de las residencias de mayores y dependientes españolas, que apuestan por el negocio de las residencias de mayores porque existe una enorme demanda potencial (9 millones de mayores hoy, 15 millones en 2050) y saben que es un negocio “cautivo”, por la inexistencia de una oferta pública de residencias, que no se construyen apenas desde antes de la crisis. Y también saben que es un negocio muy “rentable”, por los contratos leoninos con casi todas las Administraciones públicas, y porque pueden poner altos precios al cliente por la creciente necesidad del servicio y la falta de plazas en muchas ciudades y regiones, que se incrementará en el futuro: harán falta 250.000 plazas adicionales para 2030 y más de 500.000 para 2050, según algunas consultoras. Por nuestra parte, poco a poco hemos ido normalizando la subasta del bienestar de nuestros mayores al mejor postor que han hecho las administraciones autonómicas: al que más barato salía, al que menores y peores servicios les daba, al que mantenía unas ratios más bajas por residente…

¿Cuándo dejamos de darle valor a la vida de nuestros padres o abuelos para permitir que las residencias donde vivían fueran simples negocios, propiedad de grandes magnates o de los bancos, sólo interesados en aumentar sus cuentas de resultados? Ahora les lloramos por miles, sin haber podido ir siquiera a sus entierros.

Desde hace mucho tiempo, algunos estudios y muchas asociaciones y colectivos hemos apostado fuertemente por la desprivatización de la dependencia y de las residencias (como también de la sanidad y de la educación) y por su humanización, frente a la ola privatizadora y de venta por parcelas del estado del bienestar, sin demasiado éxito hasta ahora.

Desgraciadamente, el COVID-19 y su pandemia ha venido a darnos la razón (también en la sanidad, por cierto), y han tenido que fallecer más de 10.000 ancianos residentes, a fecha de hoy, para que los que nos criticaban y hasta ridiculizaban hayan tenido que guardar silencio ante la evidencia.

Este maldito bicho ha venido para quedarse algunos años, según los especialistas epidemiológicos, y nos atacará por oleadas. Asimismo, aparecerán otros tipos de coronavirus, por miles según estos mismos especialistas, y por muy diversos motivos o por todos juntos: altísima contaminación de extensas zonas habitadas; el cambio
climático está generando un deshielo de vastas zonas del planeta, muy poco habitadas y estudiadas, con afloramiento de microorganismos hibernados, inexistentes hoy en día; industria ganadera masivamente tratada con antibióticos y poco higiénica en muchos casos, incluido el apartado alimentario; agroindustria hiperfertilizada, saturada químicamente y modificada genéticamente; una mayor exposición a ondas electromagnéticas, etc. ¡Vamos a oírlos de una vez!

Tendremos que estar preparados para todo ello desde las trincheras de las áreas públicas más dañadas por nuestro propio abandono y el de los gobiernos autonómicos con responsabilidades “olvidadas” (sanidad y dependencia), porque no hemos exigido nuestras necesidades y las de l@s nuestr@s y no hemos votado pensando en lo que más nos convenía, con la cabeza fría y sin fanfarrias que nos aturullan y emborronan la realidad. Además, deberemos luchar para intentar darle la vuelta a un sistema de vida que nos lleva a la hecatombe más pronto que tarde. Porque lo que está pasando estaba avisado, pero le hicimos oídos sordos empezando por los medios de comunicación.

Desde todos los ámbitos relacionados con las residencias de mayores ya se reconoce que hay que repensar mejor las necesidades, que básicamente se resumen en (1) una mejor atención, más personalizada y mejor medicalizada sin tratar de convertir las residencias en hospitales, ya que es obvio que hablamos de hogares residenciales y de centros de convivencia; (2) más espacios y más diáfanos con la posibilidad de habilitar zonas específicas separadas del resto, lo que resulta imposible en las nuevas fórmulas residenciales de ‘cohousing’ y urbanizaciones de viviendas comunales; (3) una mejor alimentación con atención definida a los casos concretos y, sobre todo, (4) dejar de pensar en la asistencia a la dependencia y a l@s mayores como un negocio, para pasar a hacerlo como un servicio y, si queremos pensar egoístamente, que 'todos necesitaremos' y que debemos cuidar.

En Cartagena llevamos algún tiempo reivindicando, junto a UP, MC y otros colectivos, la conversión del Hospital Naval en Residencia PÚBLICA de Mayores y Dependientes, Centro de Día y Clínica Geriátrica como mejor solución a todas estas necesidades que algunos preveíamos y que ya están confirmadas, amén del aumento de 350 plazas residenciales para Cartagena y Comarca. Las instituciones regionales y locales deben tomar muy en consideración este recurso habitacional para nuestros mayores, olvidar de una vez las fórmulas privatizadoras, revertir los convenios lo antes posible y, como mínimo, intensificar las inspecciones en los centros residenciales y comprobar que se cumplen las condiciones que, además, deben endurecerse.

A esto hay que añadir la necesidad, también demostrada, de disponer del Rosell al 100x100 y de potenciar la sanidad 'pública', pero esto será motivo de otra nota, dada la importancia del tema.

Cuídense".

 

Pág. 3 de 192

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 


 



Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information