Lunes, Septiembre 20, 2021
   
Texto


¡A mí el ejército!

Llevo (muchos) años en esta profesión y bastantes de ellos informando de sucesos. Pues bien, lo que permanence (casi) invariable una seguridad fuera de las principales ciudades que nunca llega. Siempre faltan efectivos y el asunto muchas veces se pierde en la 'vulgar' confrontación política, pero sin hechos claros. Y digo yo, por qué no se acomete una auténtica reestructuración de las fuerzas de seguridad. Por ejemplo, que los policías locales no tengan turnos nocturnos y en esa parcela nuestros militares refuercen a la Guardia Civil.

Vale, puedo estar diciendo tonterías, pero desde mi (cortico) raciocinio y a falta de otras explicaciones, no lo veo así. Vayamos por partes. La plantillas de las policías locales no llegan a los cupos que deberían tener. Pues bien, teniendo en cuenta que sus turnos de trabajo nocturnos suponen más dinero público (ese que sale de los contribuyentes) y unas horas libres de compensación, bien podrían centrarse los efectivos en mañana y tarde. Sólo serían dos turnos y se multiplicaría el ahorro de euros y su efectividad presencial.

Segunda parte. Está claro que lo que no se puede es desproteger las noches, cuando buena parte de los cacos salen de 'marcha'. Si la solución es destinar a más guardias civiles, estaríamos en eso de 'desvestir a un santo para vestir a otro'. No va por ahí mi idea, sino que miro al ejército español. Cuando nuestros militares llevan a cabo misiones por esos países lejanos, resulta que también llevan a cabo funciones de 'seguridad ciudadana'. Sí, así es. En los reportajes de la 'tele' lo he escuchado (y visto) muchas veces y si lo dice la 'tele' hay que creérselo. La UME (Unidad Militar de Emergencias) tuvo un papel clave en la recuperación de las inundaciones de Los Alcázares (los vecinos los despidieron con sus aplausos más cálidos), pues sería algo similar en otra vertiente, también de gran importancia social para este país.

Por eso, si hay, por decir una cifra, 50 agentes de la Guardia Civil en turno de noche formando 25 parejas, si a cada uno de la Benemérita se le empareja con un militar, serán 50 parejas.

Así, creo que se potenciará la seguridad rural. No es la solución definitiva, pero sí un primer paso y a partir de ahí a seguir peleando por más efectivos, por más presencia física, por cuarteles cercanos, por un interés policial en todos los agentes, por unas condenas judiciales efectivas...

Es una propuesta, pero lo mismo resulta que estoy equivocado y que todo está 'ferpecto'.

 

'Doña Carnal y Don Cuaresma'

David Martínez, el brillante (y valiente) pregonero de este Carnaval de Cartagena 2020, propuso un 'Rey' como alternativa o acompañamiento para la Reina. Los tiempos han cambiado y puestos a proponer ideas, valgan dos por parte de un servidor. Una, desencasillar los roles de la alegría y el recogimiento, respectivamente, en los sexos masculino y femenino. Otra, buscar una fórmula para que el segundo clasificado luzca.

La igualdad es la igualdad. Con esto sobra y quizás, por ello, no estaría mal crear un elenco de protagonistas del Carnaval adaptado a la época que nos ha tocado vivir. Además, esta fiesta también ha experimentado cambios en sus 41 años (me dicen que se recuperó en 1980 en Cartagena). Al principio dominaban los disfraces y en los años noventa del pasado siglo llegó la moda de las plumas y la carne destapada procedente de Brasil, que enseguida se abrieron paso y para muchos han estado 'toda la vida' en el mundo carnavalero. Después de dos décadas de siglo XXI, ya no habría que estar hablando de igualdad, pero (tristemente) hay que hacerlo y más en terrenos tan vanales (y maravillosas) como son las fiestas. Creo que en este caso no habría problemas en esas variaciones y más bien servirían, como dijo David Martínez, para llamar la atención de medios informativos nacionales.

El Carnaval tiene motivos para recibir la Declaración de Interés Nacional. No es perfecto (algunos terrenos están por pulir), pero sigue creciendo en estas tierras y nadie discute sus alicientes.

Vamos a la otra propuesta. Me da pena contemplar a las segundas clasificadas en los concursos (infantil y adulto) de reinas, por poner un ejemplo. Se celebra, por parte de la candidata y de sus fieles, la cuarta clasificada, la tercera... y la segunda. ¿Qué pasa con la segunda?, pues que al decir su nombre ya se sabe el inquilino del primer puesto y son los fans del ganador los que experimentan una mayor explosión de alegría, con lo que el segundo pasa casi de puntillas. En el caso de las reinas, quizás habría que nombrar a las tres finalistas con una distinción común (y misma dotación de premio), como podría ser 'corte de honor' y dejar para el último momento nombrar a la vencedora.

Son (simplemente) ideas, pero lo mismo resulta que estoy equivocado y que todo está 'ferpecto'.

 

Pág. 4 de 56

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 


 



Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information